jueves, 6 de octubre de 2011

Curso Comenius en Atenas-Paros

Retomamos la actividad de nuestro blog en este convulso inicio de curso hablando de una fantástica actividad de formación del profesorado al amparo del programa Comenius que tuve ocasión de hacer en septiembre en nuestra amada Grecia. Con el título Greek civilization and Culture: Discovering the Greek Archipelago. B Program: Athens-Paros Island, estaba organizado por el centro de estudios NEOHEL
El seminario nos ofreció a un grupo de profesores de Croacia, España, Finlandia, Letonia, Lituania, Polonia y  Rumanía una amplia visión de la Grecia Clásica como cuna de nuestra civilización, sin descuidar aspectos de la Grecia de nuestros días. Resulta irónico pensar que la tierra que vio nacer brillantemente nuestra civilización no tuvo ocasión de aportar su contribución ni al Renacimiento ni a la Ilustración, pues se encontraba bajo el yugo turco, hecho que condiciona muchos aspectos de la Grecia actual.

La parte más atractiva del curso fueron las visitas entre las que destacaría sin duda la de la Acrópolis, cuyos trabajos de restauración avanzan con paso firme, y en donde más de 13.000 piezas de mármol esperan su turno a ser colocadas en su lugar de origen, todo un reto de titanes, diría yo. Otra visita que vale ella sola el viaje a Atenas es el nuevo Museo de la Acrópolis, constestado por algunos, pero que me impresionó profundamente. Creo que todas las piezas expuestas de un modo inmejorable cobran una vida especial bañadas por la luz natural que se filtra entre las salas.
No se puede tener una visión completa de Grecia sin una mínima "experiencia insular". En ese sentido Paros es una isla formidable, muy bien elegida por la organización, que se ha mantenido tradicional dentro de la modernidad, que conserva unos restos del pasado espectaculares, como las minas de mármol o la iglesia Panagia Ekatontapyliani, en un entorno de una belleza espectacular que te hace sentir plenamente qué es el Mediterráneo. Aprovecho para decir que en la cercana islita de Despotiko han aparecido restos de tal calidad (todavía no visitables) de lo que pudo ser una isla sagrada, que ya se habla de una segunda Delos.
En fin, una experiencia académica y humana inolvidable que me ha permitido encarar este difícil curso académico con renovadas fuerzas y con un gran entusiasmo. Es la razón por la que animo a todos los profesores que lean este post a participar en el programa Comenius de Formación Permanente del Profesorado si no lo han hecho todavía.