jueves, 19 de noviembre de 2009

As Palabras e a historia (4): Pronunciar una Filípica


Una Filípica hoy en día se usa para llamar a discursos que están dirigidos a desprestigiar, censurar incluso, a alguien.

Las primeras filípicas fueron cuatro documentos escritos entre 351 a. C. y 340 a. C. por Demóstenes (imagen de la izquierda) contra Filipo II de Macedonia, cuyo poderío militar amenazaba a Grecia .



Varios siglos después, tras el asesinato de Julio César, su magistrado electo, Marco Antonio se hizo con el poder de las provincias orientales del imperio. Demóstones

Cicerón (se ve su busto y a el dando un discurso en las imagenes inferiores), un famoso orador romano, seguidor de Demóstones quiso denunciar el gobierno de Marco Antonio, por lo que decidió redactar catorce discursos (de los cuales dos fueron pronunciados ante el pueblo, once ante el senado y uno -el segundo- sólo se dió a conocer por escrito, pues su gran complejidad no permitía su fácil entendimiento si hubiera sido oral) en contra de Marco Antonio, para que éste, tras formar el segundo triunvirato, le mandase ejecutar.

Una filípica más reciente fué la del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, contra los Estados Unidos.

La palabra tambien se puede encontrar en el idioma inglés: Philippic y en francés: Philippique.