sábado, 21 de noviembre de 2009

La mujer romana y la actual




La situación de la mujer romana con respecto a la mujer actual ha cambiado.

La mujer romana no tenía casi derechos excepto el de salir de casa acompañada de un esclavo y el de divorciarse.

La edad del matrimonio en Roma solía ser de 12 a 16 años porque su esperanza de vida era baja, estos matrimonios eran siempre concertados por sus padres, a diferencia de la actualidad.

El papel de la mujer al casarse era el de ser esposa (servir al hombre) y el de madre (cuidar de sus hijos).

Hoy en día las tareas suelen estar repartidas y casi hay igualdad de derechos.

En cuanto a la educación, sólo los hombres y para eso los más privilegiados, tenían derecho a la escolarización.

Hasta hace poco la situación era muy semejante, ya que nuestras abuelas vivieron de una manera muy parecida; el papel de la mujer sólo se limitaba a estar en casa, a hacer la comida, criar a sus hijos, ayudar en el campo, etc. El que traía el sueldo a casa era el marido (era el cabeza de familia), y aunque la mujer lo administraba, las decisiones importantes las tomaba siempre el hombre, también estaba mal visto que una mujer saliera sola de casa excepto para ir a la compra (esto es prácticamente igual que en Roma).

En definitiva, el papel de la mujer en la sociedad, por fortuna ha cambiado y ahora las mujeres tenemos plenos derechos, todo lo contrario que en Roma.