miércoles, 24 de febrero de 2010

Insultos y lenguas clásicas: cataplasma


El cataplasma (del griego kataplassein) es una acepción derivada de un término homógrafo latino con el significado de medicamento tópico aplicado en la barriga como calmante o emoliente, remedio muy molesto; en atención a esa circunstancia negativa se llamó cataplasma a quien resulta un incordio. Alguien pesado, pelmazo o plasta.
Aunque se pronuncia de la misma forma en castellano, gallego y catalán, dependiendo de la provincia y la zona tenga mayor diversidad de significados; como: tonto, torpe, socialmente irrelevante, enclenque y un largo etc.
Como curiosidad resaltar que éste es uno de los múltiple insultos que utilizaba el capitán Haddock en los comics de Tintín. Y ahora vamos a ver a alguien realmente "cataplásmico", en este vídeo de los locos de corderoTV.

video