domingo, 28 de febrero de 2010

Insultos y lenguas clásicas: Cipote


Cipote procede del término latino cipus = pie del tronco de una planta y también porra ó del otro procedente también del latín cippus = poste en el camino que indicaba. Actualmente la palabra cipote se conoce como: bobalicon, tipejo extremadamente ingenuo, sujeto desmazado y sin gracia, o también se llama cipote el miembro viril masculino como uso principal del término. Con esa acepción aparece en el lenguaje escrito hacia el siglo XV: çipote. En Portugal y otros lugares de América el término conoció pronto la acepción despectiva e insultante. En Almería equivale a bobo; en Sevilla o Murcia es término de comparación con significado de pene dicho a quien a la calidad de tonto une la de zafio: ser más tonto que un cipote. En puntos de Jaén a la persona de pocas luces le llaman cipotonto y panarria. En América equivale a zoquete. En la villa torulense de Sarrión escriben el término con /z/ y se predica del enrredador que se mete con los demás. En la villa alicantina de Aspe dicen que tiene cara de sipote la persona enfadosa y ruda; taruga.