jueves, 18 de febrero de 2010

Insultos y lenguas clásicas: bellaco


Se le llama bellaco a una persona pícara, ruin y perversa, astuta y sagaz, también se dice de quien es desagradecido y traidor, que todo lo pone al servicio de su interés por afán de medrar.

Es de origen incierto, podría haber derivado del catalán antiguo bacallar (hombre de mala vida), a su vez del celta bacalacos (pastor, campesino, palurdo). Otra variante puede ser la etimología que propone Covarrubias en su libro Tesoro, que dice que bellaco deriva de la palabra hebrea beliahal, que de ella sale bealíaco y luego vellaco o bellaco. La palabra en hebreo significa "cosa inútil y sin valor", también se utilizaba para nombrar al rey del infierno adorado en Sodoma como dios de los degenerados, este rey era Belial, enemigo de Dios. Como el diablo, un bellaco también es un desagradecido y un traidor.

En los diccionarios enciclopédicos antiguos bellaco viene del latín bellax que signifíca pendenciero (se aplica a la persona que es muy aficionada a pelear, reñir o discutir); o pellas: pérfido, embaucador falaz (traidor, infiel). A quien es rústico, zafio y simplón llaman también bacallar (término valenciano).

El término se ha utilizado siempre con el mismo valor semántico insultante, mucho más grave si va dirigido a persona de calidad y respeto, y no entre rufianes o criados.



Foto: niños comiendo uvas por Murillo.