jueves, 18 de febrero de 2010

Ser un "cardo borriquero"


Del latín "carduus" que significa cardo, abrojo.

Se dice de quien es arisco, de trato difícil: sujeto atravesado. Con el predicado borriquero o borriqueño se potencia su capacidad signficativa, al referirse a una planta espinosa y muy perjudicial para los campos.

En Navarra, se dice de la persona, que a su concidón de fea se une mal genio. También es propio de esa tierra la variante "cardo trompetero", dicho de la persona tan insociable y bruta que da respuesta desairada incluso a preguntas intrascendentes, en alusión a que el trato de tales criaturas se parecen a los pinchos de esa planta.

En el Madrid de finales del siglo XIX se decía de la persona poco agraciada.

Esta expresión también es utilizada en la lengua gallega, pero con el término "cardo de santa maría".