domingo, 29 de noviembre de 2009

As palabras e a historia (23): "Es una ley draconiana"

Esta expresión se aplica a las leyes o circunstancias excesivamente severas. Su significado se remonta a la época del legislador ateniense Dracón (Δράκων en el griego original) que ocupó el puesto de arconte epónimo en el siglo VII antes de Cristo.

Dracón recibió el encargo, del Emperador de Grecia, de redactar el código criminal, hasta entonces transmitido como una tradición oral. Por la terrible dureza del código, que aplicaba penas muy severas, incluida la capital, para delitos menores, dio origen a la expresión draconiano para indicar un sistema riguroso de castigo. Popularmente se decía que las leyes de este legislador no estaban escritas en tinta si no en sangre.

La expresión es también empleada en francés “Une loi draconienne”, y en inglés "Draconian law"; y es usada muy comúnmente en artículos sobre casos claros de leyes excesivas. Como estos dos ejemplos referidos al tabaco y a la gripe porcina.