miércoles, 2 de diciembre de 2009

As palabras e a historia (27): "ser epicúreo"

El epicureísmo es la escuela fundada por Epicuro de Samos en sus jardines de Atenas(306 a.C.). Los epicúreos juzgaban el conocimiento en función de su utilidad para una vida feliz. Para ellos, la búsqueda de la verdad por la verdad misma (la pura contemplación) carecía de sentido. Por otro lado, los epicúreos creían que el conocer es percepción sensible.

Los epicúreos creían que incluso el alma es material, que está compuesta de átomos.
En el terreno de la Ética, sostenían que lo moralmente bueno es el placer, los epicúreos entendían el placer de un modo sutil, alejado del sensualismo y el desenfreno. Y siendo el placer la ausencia de dolor y la paz del espíritu, el mismo debe buscarse en el reposo. Para los epicúreos los placeres espirituales están por sobre los sensibles. El hombre no debe entregarse ciegamente a los placeres que se le ofrecen, sino que debe utilizar la razón para evaluar si ese placer momentáneo no le acarreará luego un dolor mayor. Sin razón y prudencia no se puede tener una vida feliz.