martes, 22 de diciembre de 2009

Andrómeda encadenada.

Andrómeda es, en la mitología griega, la hija de Casiopea y Cefeo, los reyes de Etiopía, y fue encadenada a una roca y entregada a un monstruo marino enviado por Poseidón para salvar a su país. Cuando el héroe Perseo, quien volvía de matar a la gorgona Medusa, la ve se enamora de ella y va a rescatarla, matando al monstruo marino.
En la exposición de Las Lágrimas de Eros, la historia de Andrómeda representa el erotismo de la sumisión y la dominación, por ello siempre aparece encadenada o totalmente inmóvil. En algunas de las obras aparece siendo rescatada por Perseo, como en Perseo liberando a Andrómeda, de Rubens (acabado por Jacob Jordaens) o en El caballero errante, de John Everett Millais, obras en las que contrasta el desnudo de Andrómeda con la armadura de Perseo. En otras obras, como en Andrómeda de Gustave Doré, solo vemos a Andrómeda siendo atacada por el monstruo, sin Perseo yendo a salvarla.
Otras de las obras tratan de expresar lo que escribió Ovidio en sus Metamorfosis sobre la historia de Andrómeda y Perseo: al ver a Andrómeda encadenada en la roca, Perseo pensó que era una estatua, pero se dio cuenta de su error al ver que el viento le movía el pelo y le caían lágrimas de los ojos. La escultura de John de Andrea Released parece querer liberarse de sus ataduras y del estado inanimado en que se encuentra, da la impresión de que va a comenzar a moverse en cualquier momento. También en la fotografía de Philip-Lorca DiCorcia Harvest Moon, el mismo autor explicó que, colgada boca abajo y con el cuerpo iluminado en contraste con lo oscuro que es el fondo, la mujer parece una estatua.